A diferencia de la actividad bactericida la toxicidad depende tanto del tiempo como de la concentración. El ajuste de la dosis debe hacerse para evitar acumulación y toxicidad con insuficiencia renal.

  • Nefrotoxicidad: es irreversible, se presenta en el 10-20% de los pacientes tratados. Puede manifestarse como una insuficiencia renal no oligúrica. La razón de esta toxicidad, radica en que lo aminoglucósidos se eliminan por filtración glomerular pero una fracción se acumula en las células tubulares o en la corteza renal. Las concentraciones en el riñon pueden alcanzar 5-50 veces las plasmáticas y su vida media es de 100 horas por lo que tiende a haber acumulación con la dosificación repetida que favorece la toxicidad.

Otros factores como la edad, el sexo (es más frecuente en mujeres), la presencia de una enfermedad renal de base, la duración de la terapia (mayor de 7-10 días), volumen intravascular no efectivo  y el uso concomitante de drogas nefrotóxicas son factores de riesgo para que aparezca la nefrotoxicidad.

  • Ototoxicidad.: es irreversible y se presenta  en el 0.5-5 % de los pacientes tratados y es mediado por la acumulación de la droga en la endolinfa y perilinfa del oído interno. Es más frecuente con la Amikacina.
  • Altas dosis pueden provocar: parálisis respiratoria. Los aminoglucósidos inhiben la captación presináptica de calcio a nivel de la placa neuromuscular, lo cual lleva a la disminución de la liberación de acetil-colina.
  • Adiocionalmente pueden también desencadenar Reacciones de Hipersensibilidad I.